Se ha demostrado que la ropa de cama en lino proporciona una comodida incomparable, debido a su gran capacidad de absorción de la humedad (puede absorber el 20% de su peso y aún así estar seco) y su frescura al tacto.

Además el lino no provoca reacciones alérgicas por lo que es muy adecuado para niños y personas con pieles sensibles.